As boas maneiras: Una fábula sobre la desigualdad

Por Astrid Coraima Torres Bermúdez


Trailer As Boas Maneiras

As boas maneiras es una crítica social bastante potente que se ambienta en una de las sociedades más polarizadas de Latinoamérica: São Paulo. Juliana Rojas y Marco Dutra se valen del mito del lobisome – hombre lobo – para desnudar a las capas sociales más desiguales, conservadoras y crueles a través de un viaje fantástico. Los directores nos presentan una película que toma elementos del terror, de lo musical y de la fantasía no para alejarnos de la realidad, sino para evidenciar lo que en ocasiones no se quiere ver. La estructura de la película se divide en dos momentos buscando crear una dualidad similar al hombre-animal que tiene el hombre lobo; sin embargo, la articulación de estas dos partes del film es su talón de Aquiles, y hace que sea una buena idea, pero mal ejecutada.  

La primera parte nos cuenta la historia de dos mujeres provenientes de clases tangencialmente opuestas y esto se muestra en la puesta en escena bastante sugerente, minimalista e inquietante. Desde el inicio se marca el contraste. Clara, la empleada, tiene que atravesar el puente para llegar donde Ana, su joven patrona embarazada que vive en la ciudad, los grandes edificios indican que es la zona desarrollada. Este primer momento se construye como una progresión que va del drama social con el elemento de una relación lésbica hasta llegar a ser una película de género. Somos testigos del erotismo entre ambas mujeres y del nacimiento del hombre lobo que simboliza la diferencia, lo que no se quiere ver porque responde a lo no tradicional. Este embarazo mató a Ana, no el bebé, esto se puede conectar con la información que nos fue dada anteriormente, Ana no se pudo casar porque quedó embarazada y todos se alejaron de ella. Ver al bebé lobo, es algo sumamente fuerte y puede ser un guiño al Bebé de Rosemary, solo que ahí no se nos mostró al hijo del diablo. La primera parte cierra de forma magistral con Clara caminando con el bebé por el mundo excluido, pero al mismo tiempo salvándolo.  

El uso de efectos especiales tanto manuales como digitales hace que se construya una atmósfera de fábula con tintes terroríficos.

El segundo momento que intenta construirse desde el lado animal, es una apuesta arriesgada por contar otras formas de vivir la maternidad y de cómo lo diferente corre peligro de ser exterminado en medio de una sociedad capitalista, pero no se termina de sentir verosímil en su intento por seguir una estética quizá tradicional del terror abandonando lo fabulesco y la exploración desde la sugerencia. 

Clara cría al niño lobo, lo oculta de todas las personas para protegerlo, pero esto es una bomba de tiempo. Aquí, en ocasiones, se sienten escenas excesivas, ya sabemos lo que está ocurriendo y se vislumbra lo que ocurrirá. Es muy acertado que el punto álgido de esta parte ocurra en un mall, Joel se convierte en lobo en un espacio que funciona como una máquina de homogenización – un no lugar –. Posterior a esta escena, Joel inicia el camino a su aceptación y el punto de no retorno de la historia se da en medio de una fiesta tradicional donde todas las personas que participan exotizan al otro por medio de disfraces. Clara le dispara a su hijo convertido en lobo para salvarlo por segunda vez.  

El final es una idea maravillosa que se configura como una fábula, pero no se termina de lograr este efecto por el lenguaje clásico que venía manejándose, siendo poco creíble que la turba enardecida busque a Joel y a su madre para lincharlos con unos tubitos fluorescentes. La escena de Clara y Joel permite que a través de la música conecten en otro nivel de sensibilidades, pues el animal siente, se reconoce y acepta su realidad, esto hace que se den las manos para ser más fuertes y que se enfrenten a las personas que representan a todas las normas conservadoras.  

Sin duda, As boas maneiras es una película que propone otras formas de narrar desde miradas latinoamericanas que no tienen miedo a explorar los géneros para dotarlos de capas simbólicas y que abre un camino para que realizadores jóvenes piensen lo local desde la experimentación de las representaciones sociales y políticas dentro la imagen.  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s